Despertar De Los Heroes
¡Que comiencen a llover Historias interesantes en las fichas!
Very Happy
Besillos

By Rikka


Foro de Rol Anime basado en Héroes y Mitologías
 
ÍndiceMiembrosPortalFAQBuscarGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 [Misión] Jay busca ayuda. - Taberna de Dionisio

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Iskandar
Guerrero
Guerrero
avatar

Mensajes : 45
Oro Oro : 8401
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/07/2015
Edad : 29
Localización : B.C.


MensajeTema: [Misión] Jay busca ayuda. - Taberna de Dionisio   Dom 26 Jul 2015, 19:43

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

- "De vuelta tan pronto" - Es lo que el personaje pensaba luego de retornar tan solo ocho horas después de haberse retirado de la Taberna la noche anterior, el lugar se mantenía con poca clientela, y, como era de esperarse, los meseros rápidamente limpiando el sitio lo más rápido que podían, ya que la noche anterior pareciese haber sido más animada de lo normal... De cualquier manera, pocas vistas giraban en torno al grandulón el cual, no todos los días se daban a notar. Así, Iskandar comenzó a caminar hacia la barra del sitio, pasando por algunas mesas limpias y otras que aún necesitaban orden, era una gran responsabilidad aceptar trabajo de mesero aquí, pero ser parte del equipo que da un respiro y felicidad a los aventureros es un trabajo formidable. Al final de ése camino, llegó a la barra y se sentó, sin pedir nada, ya que iba con la nota en sus manos específicamente a preguntar por la misión

Una vez sentado colocó la nota sobre la mesa y la hizo un poco hacia adelante para que fuese visible y emitió su pregunta:
- "¡HOLA! Veo que están buscando aventureros para una misión, o al menos ésta pequeña nota aquí lo dice, pues dejen de buscar JAJAJA, díganme en donde puedo encontrar a ésta persona, Jay, estoy aquí para apoyarlos con lo que tengan en mente."

Y así, emitiendo las palabras a las bellas meseras cerca, esperó en su asiento alguna respuesta, con una gran sonrisa en su rostro y ojos determinados, éste solo era el primer paso en la historia de su vida en Babel.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador
Aventurero
Aventurero
avatar

Mensajes : 5
Oro Oro : 8153
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 27/07/2015


MensajeTema: Re: [Misión] Jay busca ayuda. - Taberna de Dionisio   Lun 27 Jul 2015, 20:18

La taberna se encontraba en un inquietante silencio impropio del lugar, apenas quedaba clientela y la que quedaba bebía en silencio, con la mirada perdida en sus vasos. La imperturbable calma que se había creado, fue destinada a ser interrumpida por un hombre de gran tamaño y de vestimentas rojizas que anunció sin preámbulo alguno que su presencia en el lugar se debía a una misión a la que se presentaba voluntario.

Detrás de la barra, una mujer robusta, se volvió. Llevaba las ropas sucias y andrajosas y en su ojo izquierdo había una gran cicatriz que le impedía abrirlo. El resto de meseras se apartaban de su camino cuando esta puso marcha hacía el hombretón. No hacía falta decir que era ella quien mandaba en el lugar. Se veía claramente. Cuando estuvo a la "altura" (por decir algo) del voluntario le miró fijamente, examinandole de arriba a abajo y cuando finalizó, asintió energicamente.

- Vaya, vaya... - comenzó con una voz profunda - ¿Con que tu eres el cazurro que arrancó el anuncio del tablón?. - dejó unos segundos de tenso silencio y sonrió maliciosamente. - Eso es que no querías que nadie te quitase el trabajo, ¿verdad hombretón? - soltó una sonora carcajada mientras daba un par de palmadas (pero de las bien dadas) en el aventurero. - Bien, bien, esa es la actitud. Me gustas. Ahora, fuera han dejado unos cuantos barriles de diversos licores y ya que estás aquí y vienes a ayudar, no hay nada mejor para empezar. Ve y déjalos en la parte de atrás. Ven a verme cuando acabes.

La mujer desvió la vista hacia un hombre que llamó su atención y fue a atenderle.


Última edición por Narrador el Dom 09 Ago 2015, 22:34, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Iskandar
Guerrero
Guerrero
avatar

Mensajes : 45
Oro Oro : 8401
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/07/2015
Edad : 29
Localización : B.C.


MensajeTema: Re: [Misión] Jay busca ayuda. - Taberna de Dionisio   Mar 28 Jul 2015, 23:45

Iskandar esperó por unos segundos en la barra mientras las meseras continuaban sus labores normales, atendiendo a los clientes que aún permanecían ahí, entonces en una esquina de la barra, una sombra relativamente enorme se asomaba y hacía cada vez más grande, girándose, el gigantón pelirrojo observaba como ésa figura salía a la luz hasta notar como una mujer... grande en comparación a las meseras se acercaba en dirección a donde se encontraba el Guerrero.

Una vez ahí, la fémina se mantuvo observando durante unos segundos al recién llegado, con ojos analizadores, como calculando algo. Hasta que, después de varios segundos, habló con el grandulón, confirmando que en efecto éste se había ofrecido a llevar a cabo la misión que ella había colocado en el Tablón de Anuncios.


- "Jajá, bueno, creo que estaré visitando ésta taberna continuamente por lo que alguna ayuda debo ofrecerles ¡JAJAJA!" - La señora, aparentemente dueña del lugar, después de una última vista al gigantón, asintió con la cabeza en señal de aprobación, y con su palma, comenzó a dar varios golpecitos (por así llamarlos) a Iskandar, mientras decía unas palabras referentes al haber quitado el anuncio del Tablón. Ante ésto el coloso sonreía ante ver la energética actuación de la dama que, según el anuncio, debería poseer el nombre de Jay.

Y así, la amigable pero firme señora habló con Iskandar acerca de su "misión", que técnicamente se trataba de ayudar con varios barriles colocados fuera de su Taberna para Re-abastecer su bodega la cual se encontraba en la parte trasera del sitio. Simple, sin rodeos, era éso, al finalizar debía regresar a reportar su avance. Y así, 'Jay' se apartó del Pelirrojo para continuar con sus labores diarias, mientras que el gigante, entendiendo su deber, se levantó de la silla frente a la barra, flexionó su brazo derecho y lo hizo girar, alistándose para la "carga" de trabajo en puerta.


- "Excelente, será un gran entrenamiento para éstos músculos, veamos si no están ahí solo de adorno. ¡JAJAJA!" - Decía el gigantón mientras arribaba a las puertas de la Taberna y daba hacia la salida, tal y como la encargada mencionó, cerca del frente había una cantidad considerable de Barriles, quizá no era un trabajo para una sola persona, pero, Iskandar no era 'una simple persona', al observar todos los barriles elevó una de sus cejas en admiración, eran bastantes, pero nada que no creyera pudiese manejar, así, quitándose su capa roja y colgándola dentro de la Taberna en un lugar para colgar objetos de los clientes, salió nuevamente del lugar para iniciar con su misión, tomando uno de los barriles con su brazo izquierdo y colocándole sobre su hombro derecho, haciendo fuerza para que éste no se resbalase, entonces, nuevamente con su mano izquierda tomó otro barril y lo acercó a la palma de su mano derecha, haciéndola balancear sobre ella, en orden que llevase un barril en sus biceps y otro en la palma de la mano, entonces con su mano sobrante, tomó uno más y lo colocó entra su costado del torso y lo sujetaba, en total llevaba tres barriles sobre él, con cierta facilidad los podía sostener.
Así, comenzó a caminar hacia la parte trasera, balanceando el peso entre los barriles con cierta facilidad, pero plantando bien su pie uno después del otro, así que tomaba su tiempo, así hasta llegar  a la parte trasera, sin ningún problema extra aparente, los colocó en la bodega, la cual poseía un gran espacio dentro, podrían caber hasta 100 barriles de cerveza en el lugar, claro, si solo éso se sirviera en el lugar. - "¡Bien!" - Decía mientras dejaba la primer tanda de barriles. - "Otras 10 vueltas como ésta y habré terminado." - Eran alrededor de treinta barriles de vino los que el pelirrojo debía llevar hacia la Bodega, un trabajo pesado para personas normales, pero el coloso poseía una fuerza más allá de lo normal. Aún así, sería de cierto peso en su cuerpo.

Los minutos pasaban, y así una hora, llevaba 21 barriles satisfactoriamente movidos, gotas de sudor por el sol y el movimiento comenzaban a recorrer su cuerpo, era obvio, ya que hacía el movimiento sin descanso más allá de tomar un respiro y secar el sudor, los minutos continuaban y los barriles seguían siendo llevados de tres en tres, los músculos del gigante rebosaban de volumen tras la fuerza en aumento que debía ejercer para lograr trasladar cada barril, a de vez en cuando turnando llevar dos barriles con el brazo izquierdo y uno con el derecho, y viceversa... Después de 40 minutos más, Iskandar tomó los últimos tres barriles e hizo su recorrido final... Cualquiera esperaría que fuesen los barriles más difíciles para el gigante... o que lo estuviese haciendo de mala manera, sin embargo en el rostro del grandulón, se notaba una gran sonrisa y ojos fijos en el camino. - "¡Ésto no es nada!" - Decía con firmeza y continuaba caminando a una velocidad en la cual el cansancio pareciese nulo, así hasta finalmente llegar a la parte trasera y colocar los últimos tres barriles apilados junto a los demás, finalmente había terminado.

Así, soltando un gran suspiro y moviendo su cuello de derecha izquierda mientras 'sobaba' sus músculos, puso una enorme sonrisa y decidió regresar dentro de la Taberna, donde una vez más se sentó frente a la barra y aún sonriente, pidió una copa de vino como broma a la Mesera que le había encargado la Misión, Jay.


- "¡Estoy de vuelta! Qué tal si pido un poco de ése delicioso vino que suelen dar aquí ¿he? ¡JAJAJA!" - Y así esperó a la respuesta de la mesera a que hiciera algún comentario del término de la Misión puesta... o al menos de la parte pedida en ésta ocasión.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador
Aventurero
Aventurero
avatar

Mensajes : 5
Oro Oro : 8153
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 27/07/2015


MensajeTema: Re: [Misión] Jay busca ayuda. - Taberna de Dionisio   Miér 29 Jul 2015, 16:52

La tarde transcurrió sin muchos percances. El aventurero entraba y salía de la taberna cargado de los barriles mientras el resto de meseras y Jay atendían a la clientela, preparaban pedidos y realizaban sus tareas habituales. Parecía que el hombretón había llegado en uno de esos días donde el trabajo escaseaba. Pero por suerte, estaba anocheciendo, y en esos momentos era cuando de verdad habría trabajo. Justo a tiempo, todos los barriles habían sido introducidos en la taberna y el hombre de dirigió a Jay. Esta le observó con una media sonrisa en rostro.

- ¿Así que apenas has empezado y ya estas pensando en beber? - posó una mano en el brazo del hombre mientras le rodeaba - ¡Chicas,traed una copa a nuestro ayudante!. Mientras tanto, pensaré en cual será tu siguiente tarea. No te relajes demasiado cariño, el trabajo solo acaba de empezar. - tras esto salió a atender a uno de los clientes, mientras una joven le servía al grandullón.

En ese mismo instante, un grupo de tres hombres entró en la taberna y caminaron hacia una de las mesas donde un pobre hombre bebía solo. Los gritos no se hicieron de esperar, una joven mesera acudió a intentar calmar a la clientela, pero fue tirada al suelo de un empujón. Jay entrecerró los ojos y caminó hacia ellos mientras se remangaba las mangas. Con el primer puñetazo se desató la pelea.

- ¡Tu! - gritó Jay al grandullón - ¿a qué estás esperando?, !ayudame a sacar a estos malnacidos de mi taberna!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Iskandar
Guerrero
Guerrero
avatar

Mensajes : 45
Oro Oro : 8401
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/07/2015
Edad : 29
Localización : B.C.


MensajeTema: Re: [Misión] Jay busca ayuda. - Taberna de Dionisio   Sáb 01 Ago 2015, 07:16

Poco antes del anochecer, el gigantón risueño había terminado con su labor de movimiento de barriles para reabastecer el vino de la taberna, satisfactoriamente llevando todo el encargo a la bodega. Entonces, arribó a la barra, donde habló nuevamente con Jay y, más relajado por haber terminado el encargo, pidió un poco de Vino el cual sabía había de sobra.

Jay, la gran mujer dueña del sitio, mirándolo con ojos de intriga, dijo a Iskandar no relajarse demasiado ya que aún no acaba con su 'misión', dando amistosos golpes en su hombro, mientras ésta iba a una de las mesas de los clientes, no sin antes ordenar a una de las meseras servir una copa de vino para su hacedor de misión.
Una vez tomando su vino entre las manos, notó como algunos personajes entraban a la taberna, tres... cuatro personas ingresaron, no le dio mucha importancia y tomó un pequeño sorbo a su copa, sin embargo, cierto barullo comenzó a escucharse en dirección a donde los personajes habían aparecido, el escándalo era tal que una mesera intentó calmarlos pero, en el forcejeo ésta cayó al suelo y, como era de esperarse, Jay enfureció. Llegando a la zona con cara de pocos amigos, molesta y dando un golpe a la persona que había lanzado el primer golpe. Iskandar observando ésto de reojo con cara seria, claramente éste no era el sitio para estar haciendo alboroto. Jay entonces, gritó en dirección a Iskandar para que le ayudase a sacar a éstos 'invitados' fuera de su taberna. El Pelirrojo, cerrando sus ojos, sonriendo y soltando un suspiro, terminó de beber su copa y la dejó en la mesa, para entonces levantarse, su altura, ciertamente siempre es una vista digna de observa, entonces se dirigió a la zona en cuestión.

Tres de los personajes quedaron observando el arribo del gigantón, sin moverse mucho, admirando la magnificencia de una persona con ésa... bendición de tamaño y volúmen, ¿quizá? Mientras que un cuarto se encontraba en el suelo, producto del puñetazo de Jay, el cual comenzaba a levantarse y gruñir en dirección de la jefa, cuando el gigantón arribó emitió unas cuantas palabras.
- "... ¡Hey, chicos! Veo que no les agrada mucho el licor que venden en éste establecimiento, de lo contrario no veo el por qué hacer un alboroto y hasta agredieron a una doncella. Creo que lo mejor será que se vayan antes de que las cosas en verdad se pongan feas." - Decía el gigante. El primer caído giró momentáneamente hacia Iskandar, mencionando un "No te metas en asuntos que no son tuyos." - con voz irritada y cambiando su dirección a la del Guerrero, lanzando rápidamente un puñetazo que, por más intento de darle al rostro, solo pudo golpear a Iskandar en el pecho, éste moviendo su cuerpo un poco para atrás para amortiguar el golpe. Sin mucho dolor aparentemente. Ante ésto, el chico de primera generación colocó una cara seria, como de desilusión

- "Hmm... Así que querrán las cosas de ésta manera." - Haciendo su cuerpo un poco para atrás y girando su parte derecha del cuerpo hacia atrás cual puerta, hizo que el puñetazo del 'rufián #1' pasara cual puerta, mientras que con el brazo izquierdo del grandulón, arrojó un puñetazo justo a la mejilla derecha del atacante, dando de lleno y lanzándolo hacia una de las mesas, cayendo noqueado, ante ésto, y por la sorpresa de la fuerza de Iskandar, los otros 3 'enemigos' se pusieron alerta y sacaron lo que parecían ser armas, uno de ellos portaba una navaja, otro una espada chica y el último un par de dagas, amenazando al gigantón y a Jay. - "Chicos, chicos, ustedes sí que están confundidos, miren que sacar armas en éste sitio de relajación y felicidad..
Será mejor que dé unos pasos hacia atrás, Dama Jay.
"

Iskandar parecía tranquilo a pesar de tener tres personas en contra de él. Siendo que uno yacía semi-noqueado sobre una mesa, así, el chico más cercano se lanzó sobre el grandulón atacándole con su espada chica, el pelirrojo en respuesta se colocó en alerta ante la llegada de éste... Uno, dos cortes lanzados con la espada en dirección del Guerrero fueron emanados, el primero logrando esquivar el grandulón mientras que el segundo no pudo ser completado ya que  el guardián de la Taberna, Iskandar, había elevado su brazo en dirección al brazo del enemigo, interceptando el avanza del brazo y por consiguiente, la espada, quedando el 'rufián #2' con los brazos levantados, a lo que el increíble gigante lanzó un rodillazo al estómago del segundo rufián sofocándole y haciendo que soltara su arma, hincándose por el sofoco y dolor.

Fue entonces que los dos restantes decidieron actuar juntos, el rufián #4 atacando con sus dagas desde lejos, y el #3 aprovechando la distracción para clavar su daga en un costado del gigante. Lanzando 3 dagas, una alcanzó a golpearen uno de los biceps del grandulón, clavándose en él y soltando un rastro de sangre, haciendo una ligera muestra de inconformidad, mientras que las otras dos dagas lanzadas, el coloso tomó una de las sillas cercanas a él con su mano derecha y la levantó, siendo éstas dos dagas detenidas por la madera de la silla. mientras que el último rufian se abalanzaba contra el costado izquierdo, casi a punto de clavarle la peligrosa navaja, sin embargo y en un acto de velocidad, Iskandar soltó la silla y en lo que ésta caía, rápidamente llevó su mano derecha hacia el lugar donde la daga estaba clavada y, dando un fuerte tirón, sacó de su piel y aprovechando la misma fuerza, llevó su mano hacia el suelo, encontrándose exactamente con la cabeza del Rufian #3, haciéndole bajar hasta el suelo por el impacto del Mango Inferior de la daga y la potencia de la mano sobre su cabeza.

Ésto, paralizó por completo al último rufián quien temblaba por su bienestar, al ver cómo 3 de sus compañeros habían sido totalmente neutralizados por una sola persona.


- "Desafortunadamente, chico, en éste momento estoy trabajando con éstas personas, y me verán muy seguido por aquí, así que deberán abstenerse de hacer su teatro de rufianes. O yo lo sabré... Ahora llévate a tus amigos, o en verdad me enojaré, ¡JAJAJÁ!"

El primer caído, se levantaba de la mesa, y al ver la escena de sus otros compañeros, uno noqueado en el suelo, uno temblando de pie y el último con sus brazos en el estómago aún sin poderse levantar, entró por igual en terror, corriendo por el que se encontraba sofocado por el rodillazo y sacándolo del Bar. - "V- Vámonos de aquí" - No había mucho más que hacer ante la derrota recibida por Iskandar, así, cuarto rufián rápido fue por su compañero de la navaja y lo cargó, saliendo también de la Taberna y perdiéndose entre las calles...

- "Haa... y allá van... ¿Tienes visitantes como ellos muy seguido, Jay?" - Preguntaba Iskandar a la Líder, viendo cómo ésta ya había ayudado a levantarse a la mesera empujada. El pelirrojo tomando otra de las sillas cercanas y sentándose, sosteniendo su brazo con la cortada generada por la daga y esperando la respuesta de la dueña.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador
Aventurero
Aventurero
avatar

Mensajes : 5
Oro Oro : 8153
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 27/07/2015


MensajeTema: Re: [Misión] Jay busca ayuda. - Taberna de Dionisio   Sáb 01 Ago 2015, 14:38

La pelea se desarrolló a un ritmo vertiginoso, los puñetazos y las dagas se turnaban de un lado para otro. Todo fue tan rápido que para desgracia de Jay solo alcanzó a dar un par de tortas a aquellos malnacidos, antes de que el pelirrojo los dejase a todos fuera de combate y huyesen con el rabo entre las piernas. Aún con el ceño fruncido y los puños sobre la cintura Jay examino el desastre que se acaba de formar y fulminó con la mirada al hombre al que aquellos tipos habían venido a molestar, que había quedado temblando en un rincón. Luego se volvió hacia al grandullón.

- Vaya.. - dijo tras un suspiro - Chico, quizá deberías plantearte otros trabajos más allá de ayudar en tabernas. Se reconocer a un buen luchador en cuanto lo veo. Y más aún si lo veo derrotar a cuatro idiotas juntos. - soltó una enérgica risotada y le dio un fuerte golpe en la espalda al grandullón.

Se giró y chaqueó los dedos para atraer la atención de la camarera que con anterioridad había sido arrojada al suelo por aquel grupillo de indeseables. Acudió enseguida con la vista clavada en el suelo y le agradeció la ayuda al hombretón.

- Mira, estas cosas pasan más a menudo de lo que me gustaría - contestó a su pregunta - . Debo reportar estos incidentes, a ver si de una vez por todo la gente escarmienta y deja de venir a buscar problemas aquí. ¿Te importaría redactar por mí la descripción de los malnacidos esos e interrogar a aquel chico? - dijo señalando al hombre que seguía en la esquina con la mirada perdida. - Parece que vinieron a por el. Mientras, esta chica te curará las heridas. No vamos a dejar que nada de eso se infecte. Yo debo continuar con mi trabajo.- se volvió para seguir con sus labores, pero antes de irse, apoyó una mano en el brazo del pelirrojo - Y gracias por eso. - susurró antes de irse.


Nota del Narrador:
Sientete libre de lo que poner en el informa al igual que el motivo de la pelea, las conversaciones con el joven o con la camarera que te atiende (si es que deseas tener conversación con esta).
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Iskandar
Guerrero
Guerrero
avatar

Mensajes : 45
Oro Oro : 8401
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/07/2015
Edad : 29
Localización : B.C.


MensajeTema: Re: [Misión] Jay busca ayuda. - Taberna de Dionisio   Sáb 08 Ago 2015, 04:30

Finalmente los alborotadores se habían retirado, mientras el señor asustadizo permanecía por un rincón del lugar, Iskandar, en el asiento un poco exhausto por todo el esfuerso físico producido en el día, descansaba con su herida sobre la silla. Escuchando las palabras de Jay sobre tomar un tipo de misiones que requirieran mayor fortaleza física, ya que por lo visto por 'la jefa', el gigantesco hombretón podría realizar un mayor beneficio para Babel con semejantes atributos.

Sonriendo hacia la Mesera y cerrando los ojos de manera simpática, emitió con voz firme:
- "¡Ése es el plan! Pero antes hay pasos que he decidido tomar."

Luego de ésto, Jay continuó hablando con Iskandar respondiendo su pregunta acerca de si alborotos así ocurrían a menudo. Claro, es una taberna, siempre hay ruido, pero cuando el ruido comienza a afectar el bienestar de la Taberna, acciones deben ser tomadas.
Finalmente la robusta mujer encargó al grandulón obtener el reporte de aquél pobre hombre quien continuaba algo asustado, mientras ordenaba a una de las meseras atender la herida.


- "Oh, gracias por la amabilidad, y no se preocupe, me aseguraré de saber exactamente qué es lo que ocurrió aquí." - Dijo mientras veía cómo se retiraba Jay y la mesera maltratada se disponía a curar las heridas, no perdiendo de vista al señor agredido, quien a cada segundo recuperaba su postura y tranquilidad, aún así no podía irse antes de responder las preguntas.

Volviendo con la camarera, el Pelirrojo preguntó a la chica si ésta se encontraba bien luego del empujón, a lo que respondió que ellas alguna vez habían sido aventureras, por lo que no debía preocuparse, son más resistentes de lo que aparentan. Soltando una pequeña risa, el grandulón evitó preguntar más sobre el tema y esperó a que la chica terminara, dialogando cosas cotidianas de la Taberna para familiarizarse con ella.

Una vez vendado, agradeció a la chica y esperó que ésta continuara con sus labores cotidianas, entonces Iskandar se dirigió hacia donde aquél hombre se encontraba, y colocándose cerca de él se sentó y le ofreció asiento, esperando entablar una conversación, el joven sin estar convencido, pero agradecido con el pelirrojo, aceptó sentarse y comenzaron...


- "Y bien, ¿te molestaría contarme qué es lo que ésos chicos querían contigo?"

- "Hhm... no debo hablar, si lo saben volverán por mi aún mas molestos" - El señor parecía perturbado aún, no queriendo emitir la razón de que le buscaban, el pelirrojo observaba al joven y emitió palabras intentando buscar que el señor se abriera.

- "¿Crees que ésos chicos te dejarían en paz aún cuando te quedases callado? Si no expresas lo que ocurre, nadie irá en tu ayuda, si nadie te apoya, ésos rufianes continuarán metiéndose contigo, ¿no es así?

Estoy seguro que no deseas ésa clase de acoso, si hay algo que se pueda hacer para evitar la situación, seré todo oídos y ayudaré en lo posible.
"

El señor meditaba las palabras de Iskandar, eran ciertas, si no movía un dedo o emitía palabras de auxilio nadie llegaría a apoyarle, por otro lado, temía de los rufianes por lo que podrían llegarle a hacerle de hablar. A final de cuentas, decidió abrirse frente al grandulón, quien había sido el que le salvó minutos antes.

- "... Ésos cuatro chicos, asaltan y agreden personas dentro y fuera de babel, en mis recorridos que tomo he escuchado 'cosas' a lo lejos, un día que me acerqué, los miré, estaban maltratando a un joven de no más de 15 años, tenían una bolsa de algún botín aparentemente del agredido, mientras otros dos pateaban al chico y se iban del lugar, lamentablemente no pude hacer nada por el muchacho, quedó en el suelo sin movimiento... no supe qué fue de él por que los rufianes lograron verme... desde entonces había estado ocultándome por la ciudad, y justamente hoy que había venido por algo de comida, me encontraron... Señor, temo por mi bienestar y que pueda ocurrirme algo como a ése joven... o a los tantos otros a los que les haya hecho lo mismo... ¿Qué puedo hacer?..."

Un poco desesperado se mostraba el señor, y con justa razón, sin realmente quererlo se había metido con cuatro peligrosos rufianes. Iskandar analizando la situación y aceptando el hecho de que él no hablaría más, agradeció al señor, levantándose y posando una de sus manos en su hombre y emitiendo: - "Gracias por la información, no te preocupes, ya nos haremos cargo de éstos vándalos. Ahora intenta descansar que gran falta te hace."

Así, el coloso se apartó del señor y abrió su libreta, comenzando a escribir en un reporte lo escuchado por el señor y las acciones que había observado, ahora más que nunca era necesario encontrar a ésos jóvenes y dar un escarmiento, humanos maltratando humanos, cuando debieren estar acabando con el ejército de Caos... éste es un mundo cruel y peculiar...

Ahora bien, descripción de los atacantes, veamos, eran cuatro personajes...

- El usuario de Dagas: Cabello blanco hasta los hombros, tez blanca llegando a lo pálida, nariz puntiaguda y hacia abajo, alrededor de metro y 70 centímetros, pocos músculos lo que podría darle velocidad.

- El usuario de la Espada Corta: un joven pequeño, de alrededor Metro y 60 centímetros pero con músculos algo trabajados, cabello negro y corto que parecía afeitar dejando solo un par de centímetros saliendo de su cabeza, una tez amarela.

- El usuario del Cuchillo: Altura parecida al del anterior (1.63 si acaso), poseía un cubrebocas por lo que no se puede dar mucha referencia de éste, solo su cabello el cual negro y alborotado, hasta la nuca.

- Finalmente el primer atacante: Era alto comparado a sus compañeros, quizá de metro y 76 centímetros, muy delgado y con guantes en las manos, poseía una mirada de odio y ojos que demostraban superioridad ante otros, atacó de manera imprudente y repentina, reacciona violentamente ante los demás, podría ser el líder de ésos cuatro. Tanto sus ojos como su Cabello son negros, cabello peinado hacia atrás como de 20 cm de largo. Su color de piel es blanca.

... Creo ésto serían los detalles recordados de los rufianes.

Con ésto en mano, arrancó la hoja donde lo había escrito en su libro y se acercó nuevamente a la barra, avisando con su mano a Jay que se acercara.

'
- "Éste es el informe que he generado, Jay, y creo que hay en éste pueblo más de lo que se puede ver... Y creo no hay muchas personas para mantener las cosas en orden..

¿Cuánto tiempo lleva Babel desde su construcción? Si éste tipo de acciones continúan y de esparcen, el pueblo deberá buscar un nuevo hogar y purgar el actual....
"

Palabras algo fuertes emanadas del gigantón, sin embargo habían tocado un nervio, agredir a los que no pueden defenderse. No hay peor clase de persona que ésa que hace maldades por placer...

Aún así, esperó palabras de jefa de meseros para saber qué es lo que se debía hacer o en qué podría continuar ayudando.


- "Estoy listo, para lo que se deba hacer."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador
Aventurero
Aventurero
avatar

Mensajes : 5
Oro Oro : 8153
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 27/07/2015


MensajeTema: Re: [Misión] Jay busca ayuda. - Taberna de Dionisio   Dom 09 Ago 2015, 22:40

La noche avanzaba y la gran mujer mando a varias de las chicas que le ayudaban en el lugar a limpiar el desastre que había quedado, siendo así arreglado rápidamente, luego de esto todo pasó como normalmente, la hora punta de la taberna estaba por comenzar -ya entrada la noche- y por lo mismo el trabajo nunca cesaba, en la barra todo era bastante ajetreado, la cuenta del dinero recibido siempre era trabajo de Jay, por lo que otras tareas se veían desatendidas, como lo serían vigilar el segundo piso de aquel local, que estaba reservado para personas que deseaba hablar temas algo más privados que los típicos chismes de la planta baja, algo vacío estaba en la parte de arriba, pero no por eso había que descuidar el aseo.  En cuanto mediaba la situación y cada vez más gente llegaba a la taberna, el grandote de cabellos rojos se acero hacía ella, dándole la solución que necesitaba para aquel momento, alguien que se encargara del segundo piso por el resto de la noche.

-Buen trabajo chico-Dijo tomando aquel papel y guardándolo entre los muchos pliegues de su ropa, luego meditándolo un momento, se giró hacia el joven que le acompañaba y apuntó hacia arriba-El segundo piso se ve descuidado a estas horas, necesito que le cuides hasta que las horas mas ruidosas terminen, puedes ver en los objetos que se han dejados aquí,y cualquier ebrio que veas devuélvelo hacia la primera planta-Girándose la mujer volvió al trabajo, no sin antes giñandole un ojo al joven como en practica de "Sigue así y siempre serás bienvenido", pero por supuesto, dar tales confianzas de forma explicita podía complicar su gerencia, en Babel donde la mano de hierro era más necesitada, solía ser la taberna.

Como si se le hubiese olvidado algo, se dio media vuelta y con un golpe a la mesa llamó la atención del coloso que se encontraba en medio de la misión, con un gesto hacia sus ojos le dijo entre señas que estuviera atento a lo que sucediese allá arriba ya que más de una sorpresa podía encontrarse, o al menos eso fue lo que dió a entender entre tanto misterio. Luego, una ves mas, se dio media vuelta y siguió contando pequeñas monedas doradas que eran lo que sustentaba el local, además de claramente, todo el licor que cabía entre las paredes de la taberna.



Nota del narrador:

"Tus ordenes son cuidar el segundo piso, eres libre de narrar lo que sucede en ese lugar, lo que sí al verse tan polvoriento te decides por limpiar las tantas telarañas que ahí habían, y al encender el fuego de la chimenea, te encuentras una llave dorada gastada entre las cenizas. Al terminar la noche, bajas nuevamente a encontrarte con Jay."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Iskandar
Guerrero
Guerrero
avatar

Mensajes : 45
Oro Oro : 8401
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/07/2015
Edad : 29
Localización : B.C.


MensajeTema: Re: [Misión] Jay busca ayuda. - Taberna de Dionisio   Miér 12 Ago 2015, 21:07

Las cosas se habían calmado.. hablando de los alborotos en la taberna, la noche arribó y nuevamente la Taberna comenzaba a a llenarse de viveza con los arribos de nuevos aventureros esperando saciar sus estómagos con el delicioso vino que, por supuesto, nuestro héroe había ayudado a re-abastecer. Jay se llenaría las manos pronto con el excesivo trabajo de la noche, así como sus meseras, el día casi acababa y así la misión de grandulón, pero la corpulenta mesera tuvo una última idea, ¡el segundo piso!. Claro, qué mejor que tener a un personaje de fortaleza como el grandulón para resguardar una zona que, aunque es raro ver peleas, es perfecto para que pláticas de mayor importancia se lleven a cabo y conozca un poco más del pueblo. A su vez, la idea de principal de Jay era hacer que Iskandar diera una buena limpiada al segundo piso ya que, al no recibir tantos clientes continuos, el lugar se llena de polvo más rápido que en otras zonas.

Haciéndole ésta seña, y avisándole que tuviera los ojos bien abiertos ante lo que sea que pudiese encontrarse, lo mandó hacia su siguiente misión...
Iskandar, lejos de sentirse cansado, aceptó con alegría aunque al ver a los aventureros llegar a la taberna con tales energías de convivir, sentía cierta necesidad de quedarse a compartir la alegría del sitio. Sin embargo, "trabajo trabajo", debía completar ésto ya que dio su palabra en forma de iniciativa al tomar la misión.

Sin más que esperar Iskandar subió las escaleras y llegó al segundo piso, nadie se encontraba a su rededor, solo él, oscuridad a lo profundo y una antorcha encendida justo al terminar las escaleras, entre la oscuridad se alcazaba a divisar algunas mesas y sillas pero no mucho más, por lo que el gigantón tomó la antorcha de la pared y se acercó, notando que dentro del sitio, más antorchas apagadas se encontraban, así que decidió encenderlas todas, dando completa visibilidad dentro de  la habitación. El lugar, diferente de la primer zona, se encontraba adornado con algunos cuadros de dibujos de bestias, algo peculiar, pero informativo, algunos de ellos tenían una forma extraña que Iskandar no lograba identificar.
Realmente rústico y acogedor, hacía sentir al gigantón un confort cálido que solo había sentido una vez la noche anterior a ésta. Se sentía, bien.

Recorriendo el sitio, familiarizándose, notó en un rincón una apertura, y dentro lo que asemejaba a un recogedor, al lado una escoba y un plumero... además un delantal de... ¿chica?... .... ... - "Bueno, el trabajo tiene que ser hecho... ¡con estilo!, ¡HAHAHA!". - Pensando en éso, el Fortachón tomó el delantal y se lo colocó mientras tomaba el plumero y comenzaba a sacudir las mesas y sillas del sitio, levantando algo de polvo cuando de pronto, escuchó a algo toser... ¿toser? Para sorpresa del pelirrojo resultó que en una de las paredes con una especie de sofá, cómodo a la vista, se encontraba un personaje recostado en él, aparentemente permanecía dormido pero dado el levantamiento de polvo éste le despertó, entonces estornudando y dejando notar que se trataba de un hombre, Iskandar se acercó para ver de quién se trataba... Obviamente no le conocía pero la persona, con ropajes algo maltratados y partes quemadas, se encontraba plácidamente en el sitio, sentándose con pereza y observando a la persona frente a él, elevando su rostro hasta los cielos...


- "Chico harás que me esguince mi cuello si te quedas ahí parado..." - Dijo el misterioso hombre quien hablaba confianzudamente a la persona que dio motivo de su despertar. - "Eehhm, qué hora es, parece que disfruté éste día más de lo debido... ... y por cierto, ¿por qué traes ése delantal?" - Cuestionaba ante el atuendo del gigante.

- "Hoo, ¡así que sí se encontraba alguien en éste sitio después de todo! Qué sorpresa... no estarás ebrio, ¿cierto?" - Decía en tono de broma fingiendo voz de sospecha por las palabras que Jay le había advertido sobre los posibles ebrios que subieran. - "¿Ésto? Bueno, si voy a hacer algún encargo, más vale hacerlo completo y de buena gana jajá, es parte del uniforme ¿no? ¡JAJÁ! Soy el debe custodiar y limpiar el sitio por ésta noche.

Dime, qué hacías en éste sitio tan alejado de las buenas vibras que corren allá abajo, no veo que tengas algún acompañante.
Yo soy Iskandar por cierto, ¿y tú eres..?
" - Decía el gigantesco pelirrojo mientras continuaba quitando el polvo, y luego tomando la escoba la cual... pareciese de juguete en las manos de Iskandar... Entonces, el que hasta hace poco permanecía dormido, al escuchar las palabras del delantal y de la pregunta de quién era, respondió:

- "¡JÁ! Vaya, para que alguien no conozca ya mi nombre en la ciudad... Debes ser un recién despertado. Y por tu porte veo que lo harías bien allá fuera, ¡perfecto! Chico, por ahora no puedo hablar ya que tengo asuntos pendientes que atender, pero ve a visitarme mañana, me caíste bien y te debo una por despertarme, de no haber venido habría dormido no solamente durante el día. Así que ya veremos cómo te puedo recompensar, solo dirígete a la Herrería, ahí te encontraré. No tendrás mucho problema en encontrarla, mucho humo saliendo de ella, siempre caliente y un olor a metales... ¡Hasta entonces!" - Dijo el misterioso personaje mientras con un saludo agitando la mano, se dirigía a las escaleras y finalmente abandonaba el área.

Iskandar un poco confundido por el comportamiento y palabras de la persona, quedó unos segundos observando la entrada, para luego continuar el aseo... barriendo el sitio y entonces trapeándolo, era noche pero no lo suficiente como para que la taberna se encontrara totalmente llena, y los visitantes al segundo piso no arribaban.

Prosiguiendo, notó la chimenea del lugar, se encontraba apagada al momento, por lo que decidio acercarse para darle una limpieza rápida, una chimenea requiere de una mayor atención pero en éste momento el gigante no contaba con los utensilios necesarios para ello. Dando el mantenimiento superficial, notó algo extraño, algo brillaba producto del reflejo de las antorchas, de entre las cenizas Iskandar encontró una pequeña llave dorada que parecía tener bastante antigüedad la cual, bueno, no tenía idea de donde podría estar la puerta que abriese ésa llave. Independientemente de todo, decidió guardarla ya que, en ése sitio probablemente no pertenecía a nadie, incluso un ave podría haber sobrevolado con ella en pico y soltado, cayendo por la chimenea hasta ése sitio. De cualquier forma, decidió guardarla y continuar...

Después de algunas dos horas, el lugar estaba limpio, lo suficiente con los instrumentos otorgados, el coloso permaneció en el sofá esperando a posibles clientes, bajando ocasionalmente por algo de beber, luego arribaron un grupo de aventureros los cuales permanecieron ahí alrededor de una hora y media, hablando de asuntos que se referían a la caza de algún animal que dejaba cierto pelaje especial para soportar altas temperaturas, ésto era información importante, lo apuntó en su libreta luego de que los aventureros se retiraran ya que de mirarlo escribir, pudiese haber habido problemas.

La noche transcurría, uno o dos desorientados y ebrios personajes se asomaban pero no había suficiente problema en retornarles, otro grupo de chicos iban y venían, pero sin un tema en específico que requiriese atención, una pareja de jóvenes llegaban y... bueno, gozaban un poco de su juventud en el sitio, nada que requiriera separarles de la intensidad, pero bueno, en ése momento el gigantón comenzó a pensar en aquella bella chica llena de luz, mientras una sensación de calidez recorría su cuerpo.... - "...Sería interesante encontrarme de nuevo con ella y pasar un rato agradable como el de anoche..."

Cerrando sus ojos unos momentos, imaginando a la chica, pasaron varios minutos más, los jóvenes se habían ido y, el alboroto de la noche poco a poco bajaba hasta que el sitio se vació casi en su totalidad, además del misterioso hombre, la llave y la información del pelaje, nada realmente trascendental había ocurrido. Entonces Iskandar decidió que había pasado el tiempo suficiente y bajó al primer piso, observando los estragos de otra noche más llena de vitalidad, el coloso deseaba poder haber estado ahí pero, lo obtenido fue de gran valor igualmente.

Acercándose a la barra, finalmente notando algo de sueño, buscó con la mirada a Jay para reportar lo sucedido, desde el personaje dormido al inicio, como la llave dorada y que en realidad, nada realmente relevante había ocurrido, éso sí, había dejado limpio el lugar, había que esperar ver cuánto tiempo permanecería así...


- "Y eme de vuelta, el segundo piso estuvo bien custodiado por éste guardián, ¡JAJAJA!"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador
Aventurero
Aventurero
avatar

Mensajes : 5
Oro Oro : 8153
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 27/07/2015


MensajeTema: Re: [Misión] Jay busca ayuda. - Taberna de Dionisio   Sáb 15 Ago 2015, 15:48

El apogeo de la noche comenzaba a terminar, la festividad y el típico bullicio de la noche habían acabado, las chicas comenzaban a ordenar la taberna y los cocineros limpiaban la cocina, Jay como siempre cobraba las cuentas atrasadas y amenazaba con sacar un maso gigante que nunca nadie había visto de verdad, pero aún así preferían que siguiera siendo así; Solo personas que terminaban asuntos pendientes y no habían bebido lo suficiente como para ser arrastrados de la taberna, podían quedarse, así que poco a poco se sabía que la noche productiva llegaba a su fin, aún así, la Taberna nunca cerraba, por si una lluvia clandestina azotaba la ciudad y algunos necesitaban refugio. Las cosas poco a poco volvían a su lugar en cuanto el coloso peli-rojo bajó las escaleras y volvió al primer piso, colocándose frente a la barra a la vista de Jay, ella sin levantar la vista anotaba quien sabe que cosa en un pergamino amarillento, usando casualmente, unos pequeños lentes que parecían no haber sido hechos para ella.

-¿Ya terminaste chico? Pues buen trabajo-Se dio vuelta acomodando algunas cosas en los estantes, a pesar de su gran cuerpo, se movía con bastante facilidad entre cualquier lugar entre la barra y otros lugares de la taberna, al final se giró sonriendo con una pequeña cinta roja en la mano, la cual ató alrededor del pergamino que anteriormente escribía, para luego ofrecérselo a Iskandar-Este es un pergamino de misión cumplida, ten y no lo pierdas, porque no haré otro-

Luego haciendo un "Clap" de aplauso con sus manos, una joven de cabellos naranjos se acercó al gran peli-rojo que había trabajado toda la noche para Jay y le dejó una gran jarra de liquido burbujeante, la mujer rió y acercándose al hombre golpeo un par de veces su espalda con satisfacción -¡Tómala! Que te la mereces, pero hazlo rápido antes de que saque tu gran trasero lejos de este lugar, que siento que nos veremos seguido ¿eh?-

Así es como la gran mujer bajó unas escaleras y desapareció de la estancia, dejando todo un poco más silencioso que de costumbre, mientras solo el ulular del viento fuera de la taberna y el movimiento acomodador de mesas y sillas, la cosa era que al final, la misión estaba realizada sin que Jay golpeara a alguien, eso era de por si, una buena noticia.

Nota del Narrador:

¡Buen trabajo! Y misión cumplida, ahora puedes narrar como disfrutas aquel regalo de Jay y retirarte de la taberna, o pasar la noche ahí.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Iskandar
Guerrero
Guerrero
avatar

Mensajes : 45
Oro Oro : 8401
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/07/2015
Edad : 29
Localización : B.C.


MensajeTema: Re: [Misión] Jay busca ayuda. - Taberna de Dionisio   Mar 18 Ago 2015, 20:28

Y así, el Gigante había retornado a la barra de Jay quien de manera alegre le entregó su premio de ésa noche... el pergamino de 'misión cumplida' para después llamar a una de las meseras y colocar un tarro, el cual se veía helado con una bebida amarillenta, ciertamente se veía deliciosa, nada parecido a la usada en la noche con Kraha, aún así se miraba apetitosa, entonces, Jay comenzaba a retirarse, no sin agradecer al grandulón a su manera y decirle que le esperaría en otra ocasión en su taberna, a lo que el gigantón respondió: - "Mientras sigas siendo la jefa de ésta Taberna, puedes contar con que seré un cliente frecuente ¡JAJA!" - Respondiendo con un tono coqueto, mientras la mujer desaparecía entre la oscuridad de la escalera a lo que parecía un Sótano.

Girando su vista al tarro, no esperó más y le dio un trago, sorprendiéndose del misterioso sabor, adorándole al instante, éste sabor era como el de un pan blanco poco pasado, en bebida, con cierto amargor, pero al mismo tiempo fresco y burbujeante, describirle era difícil pero el sabor a... ¿malta? dejó con un excelente sabor de boca al pelirrojo quien dio un fuerte trago, terminando la mitad del tarro (de 1 litro). ¡Vaya que éste coloso poseía un estómago acorde a su tamaño!

Una vez la cerveza terminada, y con el agradable sabor que dejó, quedó pensando unos momentos en lo ocurrido en ése día; conoció a una posible aliada importante, los conocimientos sobre la información que ésta mujer debe poseer seguro son vastos, además su presencia no le era de desagrado, así que se pasaría seguido por el sitio, encima el lugar es ameno y agradable, jamás se cansaría de él. Luego de una segunda tanda de cerveza, viendo como los demás clientes se retiraban y observando que el sol comenzaba a asomarse sobre la entrada, decidió retirarse. La bebida, más allá de embriagar al coloso, le dejó con una sensación de felicidad, tenía el pergamino que deseaba, su primer misión satisfactoria dentro de babel y lo obtenido había sido misterioso, y satisfactorio.

Iskandar observó por unos segundos la llave dorada obtenida en la chimenea, queriendo probar de inmediato las puertas de babel para encontrar el receptor de ésta.


- "Bueno, creo que me he ganado un descanso por ahora, creo me dirigiré hacia el templo para un descanso, la noche traerá, seguramente, nuevas aventuras."

Y así Iskandar se levantó de la barra, colocando el pergamino con el curioso listón rojizo en su bolsillo saliendo de la taberna mientras el día iniciaba, avanzando por las calles de Babel, observando sus alrededores por cualquier cosa que pudiese llamar su atención...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado





MensajeTema: Re: [Misión] Jay busca ayuda. - Taberna de Dionisio   

Volver arriba Ir abajo
 
[Misión] Jay busca ayuda. - Taberna de Dionisio
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» AYUDA CON PENDULO!!!
» [Solucionado] ayuda con pantalla milestone
» ayuda en Numismatica
» Medieval inglesa? Familia Tudor? Ayuda para identificar
» Ayuda a elegir proximo trabajo

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Despertar De Los Heroes :: Ciudad De Babel :: Taberna de Dionicio-